Hay en la palabra una necesidad de crear imágenes, y en poesía las imágenes son todos recuerdos, emociones que se suceden una tras otra, el ritmo de las palabras va transformando cada instante hasta terminar el poema que no termina sino que nos deja una sensación, a mí generalmente de dolor.

La video poesía de Urpi es complementada por el ritmo vertiginoso de lo cotidiano, de la realidad, esto no es ficción. La verdad de la belleza que significa más, mucho más de lo que nos han dicho.

Registrar la imagen, escribir poesía, sentir cada paso al caminar, el viento, las nubes, los globos aerostáticos, sentir la luz, la noche, sentir las palabras, sentir la vida cada segundo es la poesía de Urpi Orihuela Cruz.  

Cuando leo Mi movimiento ya no es heliotrópico, me duele la luz y sonrío después como ese rostro vacío que ha dibujado Urpi,  lleno del aire de sus pulmones… justo al terminar el verso.

La palabra error por si misma es grave, pero al terminar el poema El sweater de mi corazón es tan necesaria mientras arma el rompecabezas del planisferio.

Esta exposición es la palabra en movimiento, como el mar en movimiento, esas pestañas postizas, los labios originales, la difusión ancha del dolor, quemar la cama, el huevo, rose, gold, las uñas, las uñas… Me gusta la palabra flashar.


Nereida Apaza Mamani

Artista visual